A vueltas con la mensajería

El mundo de la mensajería instantánea está, indudablemente, bastante convulso en estos últimos días.

Tras la noticia de la compra de Whatsapp por parte de Facebook por la astronómica cifra que forma parte ya de la historia de las comunicaciones, el sábado nos acostábamos con un fallo en la aplicación a nivel mundial que, durante unas 4 horas, tuvo sin servicio a todos sus abonados.

Al margen de los distintos ataques de ansiedad que a más de uno le dio al vislumbrar la necesidad de tener que utilizar el teléfono para lo que originariamente fue creado (llamar), se produjo, como efecto colateral, una desbandada generalizada en masa hacia la “nueva estrella” de la mensajería. Telegram vió como, en tan solo unas horas, conseguía 4 millones de descargas a un ritmo de 100 nuevas altas por segundo.

Algo verdaderamente alucinante si se tienen en cuenta una serie de factores. La gente apostó por descargarse Telegram para seguir conectado con sus conocidos cuando la aplicación no es, ni de lejos, la más popular. Está aún a años luz de Line (que habría sido la opción más lógica, al menos en España) y más lejos aún de QQ o WeChat, auténticos reyes de la comunicación online y están, en cifras globales, muy por encima incluso de Whatsapp en número de usuarios.

Sin embargo Telegram está de moda (sigo sin saber muy bien por qué) y la gente se lanzó en masa a descargarlo. Consecuencia: colapso del servicio por sobrecarga que, a día de hoy, dos días después, aún dura.

Pero la cabezonería de algunos seguirá defendiendo que es lo mejor, aunque el servicio diste mucho de ser siquiera aceptable. Pero, claro, es gratis. Y ese es un paraguas que lo soporta todo.

Lo curioso del tema es que, la baza de la que todo el mundo habla como dato definitivo para pasarse a Telegram es la supuesta seguridad de las conversaciones y de sus datos. Al margen de la precaución que debemos de tener al hacer una afirmación de ese tipo, especialmente considerando que se trata de una aplicación de origen ruso (cuna de la seguridad, como todos sabemos), los usuarios de estas aplicaciones son mayoritariamente Android (es decir, Google, no lo olvidemos) y eso significa que absolutamente cualquier cosa que hagamos con el móvil, nos guste o no, está bien guardada en los servidores de Mountain View.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break de inicio de semana. Está resultando apasionante esta carrera de fondo por ser el rey de la mensajería. Y se preveen bajas importantes. Cuál será el primero en caer?

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.es

 mensajeria

Por |2016-10-12T20:25:49+00:00febrero 24th, 2014|#fun4Break, Blog|No hay comentarios

About the autor:

#fun4DJ & CEO en fun4Shoppers || Digital Marketing - Social Media - Web Design - Events&Music - fun4CiberSecurity - Geek & Knowmad || En constante aprendizaje en un mundo en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto - Huyo de los jetas, de los vendedores de humo y de quienes pretenden aparentar - Si necesitas algo de mí, tan solo pídemelo - Creo en las personas - Always searching #PureLife - Si me dices ven, lo dejo todo

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.