Tradicionalmente, las pequeñas empresas y establecimientos han estado luchando con el posicionamiento en buscadores, para intentar garantizarse visibilidad en el mundo 2.0. Esto sigue siendo una buena práctica, pero los cambios en cómo la gente utiliza las búsquedas online (y en cómo los motores de búsqueda trabajan) están haciendo que, con cada vez mayor importancia,  nuestra ubicación sea tan importante como nuestro producto o servicio.

Los hábitos de búsqueda de los consumidores están cambiando debido al cambio en que los propios buscadores han pasado a ofrecer los resultados. Si hace tan solo un par de años para buscar un negocio local debíamos indicar la población o el ámbito geográfico en el que restringir los resultados (“pizzería en Zaragoza” o “farmacias de guardia en Oviedo”), hoy en día, el propio buscador se encarga de geolocalizarnos y nos ofrece, en primer lugar, los resultados que están en nuestro entorno (incluso geoposicionados en un mapa!) para pasar, en posiciones más retrasadas, a ofrecer los resultados genéricos de la consulta.

La consecuencia más inmediata de todo esto es que, en nuestra estrategia de marketing, además de incidir en la diferenciación y en la visibilidad y posicionamiento, llamémosles tradicionales, deberemos prestar especial atención en nuestra geolocalización. Desde el momento en que los buscadores muestran en primer lugar resultados cercanos a la ubicación desde la que se hace la búsqueda.

Podemos hacer un simple experimento. Comencemos por probar algunas búsquedas por nosotros mismos. Una sencilla, “cafeterías”, por ejemplo. Primero con el ordenador, pero luego lo haremos con el teléfono también. Salvo que estemos conectados a la misma wifi seguramente ya empezaremos a ver algunas diferencias en los resultados. Si, a continuación pedimos a algún amigo o conocido que realice la misma búsqueda, sus resultados mostrarán variaciones en relación a los nuestros. Diferentes teléfonos tienen diferentes aplicaciones y almacenan los datos de ubicación de distinta manera; diferentes compañías tienen diferentes motores de búsqueda por defecto; diferentes lugares ofrecerán diferentes resultados.

Es más que evidente, en función de lo que venimos comentando, que el tener una adecuada ubicación definida en la red y trabajada homogéneamente en todas nuestras redes sociales, página web, e-commerce, etc ayudará a que los buscadores sepan exactamente donde nos encontramos y puedan sugerirnos a clientes potenciales que estén en nuestro entorno.

Especifica tu ubicación

Además de asegurarnos que nuestra dirección está en el pié de página de cada página de nuestra web (o, al menos, en la principal y en la de contacto), es conveniente matizar nuestra ubicación dentro de la propia web y en nuestras redes sociales. Comunidad de Madrid, norte de España o Pirineos son áreas geográficas que complementan nuestra dirección física y pueden ayudar a mostrarnos en una búsqueda en esos entornos.

No exageremos con la matización

En todo caso, deberemos ser consecuentes con la orientación de nuestro negocio. Si tenemos una pequeña cafetería, no tiene sentido que especifiquemos más allá de nuestra calle, barrio o ciudad (realmente nadie se va a desplazar hora y media en coche para tomarse nuestro café, por muy bueno que sea). Sin embargo, un aficionado a las motos

Uso Recursos Local Listing

Utilizar directorios de Internet de negocios locales es una buena manera de aumentar las posibilidades de que nuestra exacta ubicación sea conocida por los buscadores. Los directorios utilizan sus técnicas de posicionamiento para que los buscadores lean sus registros en busca de resultados y estar en ellos puede ser una buena opción.

Al margen, obviamente, de estar, como hemos comentado en otros post, perfectamente dados de alta en Google MyBusiness (antes Google Places).

En un post anterior hablábamos de la implementación de un e-commerce para nuestro establecimiento físico. Si junto con ello, centramos nuestra estrategia de marketing digital en el consumidor que esté en nuestro entorno, habremos conseguido la cuadratura del círculo: ser visibles para quien está cerca de nuestro establecimiento y, por tanto, que venga a comprar en persona, y alcanzar a cualquier persona en la web que esté interesada en nuestros productos o servicios. Es decir, conseguiremos cubrir la totalidad de nuestros potenciales clientes: en el 1.0 y en 2.0.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Marketing #BeLocalMyFriend

geolocalizacion