Black Friday, o cuando copiar no es buena idea

Copiar no es necesariamente malo. Apple, por ejemplo, lo lleva haciendo toda la vida y a nadie se le escapa que es la lovemark por antonomasia, con fieles más adeptos que en cualquier congregación religiosa.

El problema es cuando se copia a diestro y siniestro y, además, se hace mal. Somos muy dados en este país a incorporar tradiciones extranjeras hasta el punto de hacerlas casi propias, aún sea a base de meterlas con calzador.

Hoy mismo en EEUU celebra el Black Friday, día siguiente al de Acción de Gracias en el que las tiendas, en un principio en ventas online, aunque cada vez más también las físicas, establecen descuentos especiales para fomentar las ventas en un día en que, tradicionalmente, hay muy poca actividad debido a la festividad del día anterior.

Es, como decimos, un único día y por un motivo muy especial. Haciendo una similitud con nuestra idiosincrasia es como si aquí se establecieran descuentos especiales para las ventas online el 1 de Enero, día perdido por definición, cuando todo el mundo está recuperándose de los excesos del día anterior.

Sin embargo, con la costumbre de importar todo lo que venga de EEUU, sea bueno o malo, nos hemos apropiado del Black Friday. Lo hemos hecho a nuestra manera y, además, prostituyendo su espíritu. Porque, para empezar no hay fiesta previa que cause una bajada anormal de las ventas. Por si fuera poco, en un alarde de “generosidad” hemos decidido que de Black Friday, nada. Que aquí, en España, lo que deberíamos tener es, al menos, un Black Weekend, y hemos prolongado los descuentos viernes, sábado y domingo.

Esto se une a otras ofertas más o menos agresivas de “días sin iva”, “8 días de oro” (que luego duran tres semanas; indudablemente, tenemos un problema con la medición del tiempo…) y similares. Y al hecho de que se hayan adelantado las rebajas de Enero a la Navidad, sin importar que luego, en temporada de rebajas se venda poco o nada.

Indudablemente instalar al consumidor en la cultura del descuento no creemos que sea demasiado inteligente. Le estaremos acostumbrando a esperar a esos días concretos para hacer sus compras, exigiéndonos siempre, además, descuentos exagerados en los que, evidentemente, los márgenes desaparecen. Es una estrategia a todas luces equivocada que, si nadie lo remedia, hará que a muchos establecimientos no les lleguen a salir las cuentas y se vean abocados a cerrar en el medio plazo. No es sostenible una estrategia de ventas que no respete una linealidad en las ventas y se base exclusivamente en ventas con margen cero (si no, a pérdidas).

Desde siempre hemos defendido las ofertas y promociones. Pero incorporándolas a una estrategia global de marketing y ventas de cada establecimiento y enfocados a cubrir determinadas situaciones concretas y puntuales que provocan minoración extrema en las ventas en días señalados o exceso de stock acumulado. Si se hace de manera desordenada, importando costumbres que en nada nos aplican y que lo único que consiguen es que nuestros clientes solo nos compren si le rebajamos un 40% el precio marcado, estaremos fomentando el pan para hoy y hambre para mañana.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Marketing

Black Friday

Por |2016-10-12T20:25:19+00:00noviembre 28th, 2014|#fun4Break, Blog|No hay comentarios

About the autor:

#fun4DJ & CEO en fun4Shoppers || Digital Marketing - Social Media - Web Design - Events&Music - fun4CiberSecurity - Geek & Knowmad || En constante aprendizaje en un mundo en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto - Huyo de los jetas, de los vendedores de humo y de quienes pretenden aparentar - Si necesitas algo de mí, tan solo pídemelo - Creo en las personas - Always searching #PureLife - Si me dices ven, lo dejo todo

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.