A todos nos gustaría creer que somos lo que decimos, que nuestro público objetivo nos ve como queremos que nos vea, que dirigimos, en definitiva, la percepción de nuestra marca personal. Nada más lejos de la realidad. La percepción de cualquier marca, por definición, no pertenece al departamento de marketing, a la dirección o a la empresa en sí. Las marcas (la imagen de las marcas) son creadas por los consumidores.

Incluso algunas marcas han trascendido de ser una marca en sí para llegar a tomar en propiedad la categoría de producto o servicio en la que se encuentran. Prácticamente nadie llama “caramelo con palo” a lo que siempre han sido Chupa-Chups o “tisúes de papel” a lo que todos conocemos por Kleenex. Mediante el desarrollo y la creación de nuevas categorías a través de productos únicos e innovadores, estas marcas han desarrollado la categoría, pero también tienen que proteger su identidad como marca. Corren el riesgo de que, debido al “exceso  de éxito” por conseguir crear una categoría de producto se desvirtúe su imagen de marca. Y deben de medir muy bien sus acciones para que los consumidores les perciban más como marca que como categoría.

Es obvio, por tanto, que la percepción de marca pertenece al consumidor. Sin embargo, es algo que no tenemos completamente presente en muchas ocasiones como vendedores de nuestros productos o servicios. Olvidamos que la marca o más concretamente la percepción de la marca, es algo que no podemos dictar o controlar totalmente. Podemos trazarla, definir la premisa central, acentuar y resaltar sus características, construir una historia, utilizar un tono, un estilo y un enfoque concreto, pero cómo respondan los consumidores, nuestros clientes, a todas nuestras acciones se escapa a nuestro control.

Existen, además, algunos mitos comunes referentes a la creación de una marca y cómo gestionarla adecuadamente. Podemos citar los tres más comunes:

 Una marca es sólo un logo

Evidentemente no lo es. UPS tiene un logo muy elegante, en negro y dorados, pero si deja de entregar sus envíos a tiempo nadie evitará que se vaya a la ruina. Una marca se trata de hacer que cada interacción que tengamos con nuestro clientes (desde la usabilidad de nuestra web hasta la sensación que transmitan nuestras comunicaciones) reflejen y comuniquen nuestros verdaderos.

Mi marca es lo que vendo

Lo que vendemos es, sin duda, parte de nuestra marca, pero no el todo. Incluso en el caso de marcas que han dado nombre a la categoría de producto, como las que comentamos anteriormente, lo que vendemos es nuestro producto, pero no la marca. Una marca eficaz debe lograr su propósito como empresa, que sus consumidores le tengan en cuenta en primer lugar y que se perciba mejor que a sus competidores.

Las marcas no tienen una personalidad

Ese es, precisamente, el propósito y la finalidad de un buen branding: conseguir que haya un matiz emocional en cada compra. Nuestros clientes deben los detalles de lo que ofrecemos, pero también necesitan sentir una conexión con nosotros, con nuestra empresa y nuestra marca para desprenderse de su dinero. La personalidad de nuestra marca ayuda a forjar esa conexión emocional y aumenta las perspectivas de que nuestros clientes nos compren y, además, continúen la relación en el futuro.

 

“Branding” puede ser, si tenemos en cuenta todo lo comentado hasta ahora, un término aterrador. No sabemos ni podemos controlar con exactitud cómo va a ser percibido por nuestros clientes.

Sin embargo, debemos invertir en tener una imagen apropiada y alineada con nuestra estrategia global, que nos diferencie de nuestros competidores, nos permita llegar y fidelizar a nuestros clientes y, en definitiva, generar negocio. Una buena estrategia de branding es no solo necesaria sino indispensable para poder llegar a nuestros clientes.

Y, a pesar de todo lo anterior, y precisamente por todo lo anterior, debemos centrar todos nuestros esfuerzos en transmitir, comunicar y hacer llegar a nuestros clientes la esencia de nuestra marca. Lo que nos define y hace únicos. Lo que somos.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Branding

Marca personal