Las compras online se están convirtiendo en una opción cada vez más popular para ampliar el ámbito de acción de cualquier establecimiento físico. El 40 por ciento de los usuarios web efectúan sus compras por este medio que ha aumentado sus cifras en más de un 20% el año pasado. Con estas cifras en perspectiva lo razonable ya no es plantearse si abrir una tienda online para nuestro establecimiento, ya que la respuesta parece obvia,  sino pensar en cómo hacerlo para que sea un éxito.

Es un entorno complicado y, además, altamente competitivo. Nuestros potenciales competidores dejan de estar en nuestra misma manzana para estar en cualquier parte del mundo, a solo un clic de distancia. Podemos (y debemos) ofrecer artículos de calidad a buenos precios, pero eso es sólo una pieza del rompecabezas. Hay muchos otros factores que determinarán que nuestro e-commerce tenga éxito.

La primera impresión

Cuando alguien entre en nuestro sitio, es necesario que conecte inmediatamente. La primera impresión que tenga de nuestra web determinará, más que en ningún otro caso, la disminución de la tasa de rebote. Una apremiante llamada a la acción, alguna frase impactante o un diseño estéticamente agradable pueden hacer más por el éxito de nuestra web que un catálogo de productos interminable.

Un error bastante frecuente, desde nuestro punto de vista, es el pedir al cliente que se registre antes de empezar a comprar. Para qué?. Facilítale la navegación dándole acceso total a toda la web, que pueda navegar por el catálogo, añadir al carrito e incluso comprar. Los datos los vamos a obtener igualmente en el proceso de pago.

Preguntar, siempre después de hacer su compra, si se quiere registrar para que su siguiente visita sea más rápida y sencilla será la mejor manera de aumentar la tasa de registro y, desde luego, la satisfacción de todos los visitantes.

Diseño elegante

Como en casi todo, simplicidad y sencillez deben ser las premisas. Esto no quiere decir que nuestro sitio tenga que parecer aburrido y monótono, pero el viaje para el cliente, desde el inicio hasta el check-out y el pago debe ser fácil, claro y conciso.

No hay nada peor que un sitio web complicado que te hace saltar a través de todo tipo de enlaces para llegar al final del proceso.

Un aspecto de diseño limpio y pulido, que hace uso de imágenes atractivas, que exhibe claramente nuestros artículos y una tipografía clara, es una buena manera de empezar.

Cuidado de los detalles

Ese diseño limpio y elegante debe permanecer en todo nuestro sitio. Un cliente que navegue por la web, vea todo perfecto, le guste nuestra página de inicio, entre al catálogo de productos y, al ampliar la imagen del que quiere comprar, ve una imagen borrosa o de mala calidad, inevitablemente cerrará la página y se irá a buscar lo que quiere a otro sitio.

Todos los detalles cuentan. Todos. Por muy nimios que nos puedan parecer.

Usabilidad

Nada empuja más a un cliente a salir de un sitio web para no volver jamás que las acciones no sean intuitivas o presenten un mal funcionamiento. Deberemos diseñar una ruta de navegación precisa, sencilla e intuitiva. Que no presente dificultad alguna para llegar al final del proceso de compra en un par de clics.

Una vez que un usuario encuentra lo que quiere, toda la información del producto debería estar a su disposición de forma clara y concisa. Una buena opción es incluir enlaces a comentarios de los clientes o de medios de comunicación si el cliente quiere saber más.

Seguridad y facilidad de pago y envío

Ganarse la confianza del cliente es clave para conseguir una venta. Incluso antes de que un comprador llegue a la fase de compra, un enlace a la página de la política de privacidad o la demostración de que nos preocupamos por su seguridad cumpliendo todos los protocolos exigibles, tranquilizará al cliente y se sentirá confiado para seguir adelante con la compra.

Del mismo modo, una información clara y concisa de las condiciones y precios de envío, la política de devoluciones y la información de contacto visible, redondeará el escenario para que nuestro sitio web de comercio online, además de cumplir las exigencias legales (aquí y aquí, la mejor info), genere confianza desde el primer momento y genere el entorno en el que los clientes se sientan cómodos para hacer sus compras con seguridad.

Conclusión

Conseguir diseñar de una gran experiencia de usuario en nuestro sitio de comercio electrónico no es, en absoluto, coser y cantar. El proceso implica una gran cantidad de partes móviles y de detalles que cuidar. Observación, estudio intenso, empatía con el cliente y máxima dedicación y cuidado harán, como en cualquier otro ámbito, que nuestro e-commerce consiga ganarse la confianza de nuestros clientes y genere ventas en cualquier parte del mundo.

#fun4DJ #fun4Break #fun4eCommerce

comercio electronico