El diseño de tu web habla de tí más de lo que imaginas

Nos guste o no, nuestro sitio web proporciona a nuestros visitantes muchas más información de la que ofrecemos voluntariamente. Hasta el punto de que, si insistimos en hacer las cosas mal, podría llegar a devaluar nuestra marca.

Es probable que no sea justo, pero es la realidad. Podemos vender un producto fabuloso o ser un proveedor de servicios excelente, pero si nuestro sitio web no lo muestra a la perfección y de manera profesional, lo más probable es que cualquier visitante pase de largo y se decanta por otro proveedor.

Es evidente que no es más que “juzgar las apariencias” y que nunca debe hacerse, pero… la realidad es que, de un modo u otro, todos lo hacemos. Y en una sociedad de la información como la que vivimos, la forma en que la exponemos en pantalla condiciona completamente el cómo vayan a juzgar nuestro negocio o establecimiento. Aunque los profesionales del márketing y el diseño son, seguramente, los más propensos a desestimar una marca en base a su tarjeta de presentación online,  en mayor o menor grado, todas las personas tenemos tendencia a hacer comparaciones y a escoger aquello que se nos presenta de manera más cuidada.

En este sentido hay varios aspectos que deberíamos cuidar para no sufrir una deslegitimación de nuestra marca por el aspecto que tenga nuestro sitio web.

Diseño

Quienes que hemos estado “en activo” en la web desde hace más de diez años, recordamos un elemento de diseño que causó furor a finales de los 90 y principios de los 2000: los marcos. Si nuestra web aún está diseñada siguiendo esa tendencia, hoy absolutamente obsoleta y trasnochada, deberíamos afrontar cuanto antes un rediseño de nuestro sitio web.

Junto con los marcos, hay varios diseños web que han caído en desgracia y no hacen sino revelar desinterés y falta de actualización:

  • Pestañas redondeadas en la parte superior de la página, simulando carpetas de archivos
  • Animaciones en Flash en la página de inicio que automáticamente cargan la página de inicio “real”
  • Navegación guiada con “mapas de imagen” que obliga a los usuarios a hacer clic en las diferentes partes de una imagen para visitar diferentes partes de nuestra web

Son solo unos ejemplos de diseños que respiran bisoñez por todos sus poros y harán que el visitante se pregunte si, con una web de ese tipo, habremos sabido/podido adaptarnos a sus exigencias actuales como consumidor y, ante la duda, se irá a buscar a otro sitio.

Fotografía

Ya lo tratamos en otro post, pero no nos cansamos de insistir: en un mundo tan visual como en el que vivimos, una correcta elección de las fotografías puede determinar que consigamos cerrar una venta o que no lo hagamos.

Si las imágenes que mostramos en la web están desenfocadas, no tienen la calidad necesaria, la iluminación es nefasta o se nota a la legua que están hechas con un móvil para salir del paso, cualquier visitante que pudiera estar mínimamente interesado en nuestros productos o servicios huirá despavorido.

No se trata tanto de encargarlas a un  fotógrafo profesional, que desde luego es la mejor opción, sino de cuidar su elección.

Las fuentes utilizadas

Cuando los científicos anunciaron el descubrimiento del bosón de Higgs en el año 2012, los trabajos científicos publicados por los investigadores del CERN incluían diagramas anotados en esta fuente: Comic Sans. Lógicamente, esto hizo que, al margen de perder credibilidad, las burlas no tardaran en aparecer. Comic Sans, al margen de obsoleta, es “difícil de tomar en serio” al ser utilizada, mayoritariamente, para las invitaciones de cumpleaños de los niños.

A menos que seamos peritos caligráficos, una floristería o escritores de novelas románticas, seguramente no querremos utilizar fuentes que simulen la escritura a mano.  O, salvo que seamos un bufete de abogados, un banco o un contable, seguramente no querremos utilizar  una fuente en negrita y tan pasada de moda como una “serif”.

La falta de Branding

Cuando se trata de diseñar un sitio web, debemos tratar de potenciar al máximo la imagen de marca. Tener un logotipo es fundamental, por supuesto. Y una descripción en mayúsculas en Arial azul sobre un fondo rojo, lo siento, pero no es un logotipo. No se trata de necesitar un diseñador de prestigio, pero cuidar lo que queremos transmitir con nuestra marca es vital de cara a llegar a nuestros clientes. E impregnar todo nuestro sitio web con esa personalidad que hemos decidido es fundamental de cara a conseguir una imagen de marca sólida y profesional.

Seguramente no es justo que alguien pueda descartarnos sobre la base de nuestro sitio web, pero el mercado está saturado y alguien que está sentado en su sofá, navegando por internet desde su iPad en busca de un buen gimnasio, se quedará seguro con aquel que tenga un sitio web con aspecto profesional, con buenas y cuidadas fotografías y una información clara y concisa con una fuente y diseño atractivo, frente a aquel que tiene enlaces rotos y un estilo que ya estaba pasado de moda hace 15 años.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Design

marketing digital diseño web

Por | 2016-10-12T20:25:09+00:00 enero 21st, 2015|#fun4Break, Blog|No hay comentarios

About the autor:

#fun4DJ & CEO en fun4Shoppers || Digital Marketing - Social Media - Web Design - Events&Music - fun4CiberSecurity - Geek & Knowmad || En constante aprendizaje en un mundo en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto - Huyo de los jetas, de los vendedores de humo y de quienes pretenden aparentar - Si necesitas algo de mí, tan solo pídemelo - Creo en las personas - Always searching #PureLife - Si me dices ven, lo dejo todo

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.