La comunicación interna, pilar fundamental en una organización

Del  mismo modo que la eficacia de nuestras estrategias de marketing, la calidad de nuestras comunicaciones internas dice mucho acerca de la salud de nuestra empresa. De hecho, la única diferencia es que en lugar de conseguir transmitir el mensaje y el contenido a nuestros potenciales clientes, el público objetivo en este caso es nuestro personal.

Porque, como comentábamos en otro post anterior, la comunicación interna es, si no fuente de motivación en sí misma, sí causa directa de fuertes desmotivaciones cuando su ausencia reina en una organización.

Una estrategia de comunicación interna bien diseñada y desarrollada mediante el correspondiente plan, logrará que todos los miembros de la organización se sientan escuchados y sepan cuáles son las pautas que deben seguir para que su mensaje y su trabajo lleguen a sus destinatarios finales, convirtiendo a la organización en una máquina compacta y precisa de funcionamiento impecables.

Comunicar de manera efectiva y constante

Caer en el error de suministrar la información con cuentagotas desde los puestos de responsabilidad hacia los empleados puede causar todo tipo de problemas. No sólo hace que la distribución de dicha información sea lenta, sino que posibilita que los mensajes puedan distorsionarse o malinterpretarse en el camino que siguen hasta el final de la cadena. Ello provocaría, además, una desmotivadora sensación en los empleados de falta de conexión e implicación con quienes les dirigen.

Pedir retroalimentación

La única manera de medir el grado de eficacia con que se está recibiendo el mensaje es averiguando de primera mano lo bien que está siendo entendido. Establecer un diálogo, obtener retroalimentación y asegurarnos de que todos los estratos de la empresa están recibiendo el mensaje de la manera adecuada es vital de cara a evitar malentendidos

Hay que saber diferenciar adecuadamente, en el plan de comunicación interna, la distinción entre información y comunicación. La comunicación es siempre bi-direccional y, por ello, nuestros trabajadores necesitan estar seguros de que su contribución es tan valioso como cualquier otra y es recibida por todos los destinatarios previstos cuando lanzan su mensaje. Una vez logrado esto, conseguiremos fomentar un entorno de trabajo colaborativo y elevar los niveles de satisfacción de nuestros empleados.

Si es importante, dilo dos veces (al menos)

Si algo enseña en trabajar en marketing es que se dicen una cantidad ingente de tonterías. Tanto es así que cuando alguien dice algo que realmente puede tener valor o cierta importancia puede cogerte con la guardia baja por la “desconexión” que provoca ese ruido constante de fondo. Por ello, si tenemos algo que comunicar que sea importante y que sabemos que nuestros empleados necesitan interiorizar, no dudemos en hacerlo cuantas veces sea necesario, incluso utilizando diferentes canales. El exceso de información nunca ha sido un error dentro de una organización.

Adaptación constante

Seguramente si hiciéramos un estudio sobre los hábitos digitales de los millenials, descubriríamos que seguramente no son capaces de pasar más de minuto y medio sin chequear su Instagram o no están tranquilos si no han retuiteado la última ocurrencia de su famoso favorito. Bromas aparte, no es menos cierto que los hábitos y la forma de comunicarnos han cambiado radicalmente en los últimos años. Del mismo modo que los gerentes de RRHH han logrado adaptarse a las necesidades de los millennials incorporando a las redes sociales en sus estrategias de reclutamiento, deberíamos utilizar un enfoque similar en lo que respecta a nuestras comunicaciones internas. Eso significa que si logramos cambiar esas tradicionales formas de comunicarnos con nuestros empleados hacia sistemas basados ​​en la nube, automatizadas y que reducen los costes aumentando la productividad, además de generar una comunicación más eficiente, lograremos involucrar aún más a nuestros empleados que se encontraran orgullosos de trabajar para una organización que se mueve en el mismo entorno digital que ellos.

Escucha permanente

Es imposible ser un comunicador eficaz sin ser un buen oyente. Los administradores, propietarios y gerentes de negocios probablemente deberían estar escuchando mucho más tiempo que hablando. Escuchar con atención a nuestro personal demuestra cómo de receptivos somos ante sus sugerencias y conseguiremos llegar a los problemas que pudieran plantarse dentro de la organización allá donde se produzcan, con la ventaja que representa a la hora de implementar la medidas correctoras adecuadas.

Establecer un plan

Una estrategia de comunicación interna es un proceso al que debemos dedicar tiempo y esfuerzo. En vista del enorme impacto que puede tener en todas las áreas de nuestra empresa u organización, así de precisos y meticulosos debemos de ser en su elaboración, contemplando todas las posibilidades y no dejando nada al azar.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Communication

Plan de comunicacion interna

Por |2016-10-12T20:25:01+00:00mayo 18th, 2015|#fun4Break, Blog|No hay comentarios

About the autor:

#fun4DJ & CEO en fun4Shoppers || Digital Marketing - Social Media - Web Design - Events&Music - fun4CiberSecurity - Geek & Knowmad || En constante aprendizaje en un mundo en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto - Huyo de los jetas, de los vendedores de humo y de quienes pretenden aparentar - Si necesitas algo de mí, tan solo pídemelo - Creo en las personas - Always searching #PureLife - Si me dices ven, lo dejo todo

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.