Uno de los errores que más frecuentemente observamos en Social Media, derivado seguramente de esa falta de cuidado por los detalles que tantas veces se detecta, es el uso de imágenes poco cuidadas en las redes sociales. Muchas marcas descuidan la calidad de las imágenes que utilizan, arrastrando a otros usuarios a hacer lo mismo.

Imágenes irrelevantes (o que aportan poco al contenido), pixeladas, con un tamaño inadecuado (tanto por defecto como por exceso) o presentadas de modo poco atractivo constituyen, a modo de resumen, al abanico de prácticas más extendidas.

Cada vez más marcas, empresas y establecimientos están adoptando estrategias de inbound marketing, invirtiendo tiempo y dinero en la creación de contenido útil y en su publicación en sus redes sociales y sitios web. Sin embargo, es bien sabido también que hoy día, el mundo es visual, y que sin una imagen potente que lo acompañe, casi cualquier contenido, por bueno que sea, pasará sin pena ni gloria entre los potenciales clientes. Por dos razones fundamentales:

  • Las fotos apuntan directamente a las emociones, que representan el mejor catalizador para impulsar acciones. Una imagen bien elegida hará nuestro contenido irresistiblemente atractivo (cosa distinta será que el contenido esté a la altura).
  • Con tantísimo contenido que se produce hoy en día se hace difícil estar al tanto de toda la información que se nos presenta. Una buena imagen anclará la atención de nuestro público y tendremos más posibilidades de que entren a leernos.

El correcto uso de las imágenes hará que un buen contenido llegue más lejos, por lo que su elección y tratamiento deben de cuidarse con extremo detalle para conseguir los resultados marcados en nuestra estrategia de marketing. Tenemos a nuestro alcance vrias posibilidades a la hora de utilizar imágenes:

Fotos propias (tomada por nosotros mismos)

Si bien en algún momento la cercanía y aspecto amateur que provocaban las fotografías “caseras” tuvieron un cierto impacto debido a su frescura y originalidad, no son lo más conveniente para apoyar una potente estrategia de marketing de contenidos. Salvo que se sea un fotógrafo más o menos consumado, una foto tomada con nuestro iPhone o Android no deja de ser eso: una imagen poco profesional. Puede valer (y vale, de hecho) para publicaciones de carácter más personal, pero para nuestra campaña de marketing deberíamos dejarlas de lado.

Imágenes libres

La mayoría de las imágenes libres son creadas por fotógrafos aficionados o, directamente, por usuarios como nosotros que las suben a directorios web para ponerlas a disposición del público. Hay, sin embargo, muchísima imágenes de alta calidad disponibles en estos bancos. Incluso gratuitas. Si estamos invirtiendo una buena parte de nuestros recursos (en tiempo y dinero) en una estrategia de marketing, descuidar un aspecto tan importante como las imágenes que la acompañen por desestimar fotos de pago (muchas veces a un precio ridículo) no parece la mejor decisión.

Palabras sobre el texto

Utilizar capas de texto y frases motivantes o atrayentes sobre imágenes espectaculares es tendencia y una garantía de que tendremos éxito y capacidad de generar interés en redes sociales.  Un poco de Photoshop (o similar), imágenes cuidadas y tipografía bien seleccionada hará el resto para conseguir resultados sorprendentes de cara a ese ansiado engagement.

Del mismo modo, la creación de infografías mediante herramientas gratuitas online nos ayudará enormemente en el caso de que no seamos particularmente diestros con los programas de edición fotográfica.

El tamaño importa

Hablando en términos visuales, utilizar fotografías de tamaños no adecuados puede hacer que todo nuestro trabajo sea en balde. Si no tenemos en cuenta las medidas recomendadas para cada red en particular (no es lo mismo publicar imágenes en Instagram que en Facebook o Tumblr, por ejemplo) nos podemos encontrar con el resultado de que salgan cortadas, más encuadradas o que la previsualización arruine todo el trabajo de edición previamente hecho. Si hay algo que la gente ignora y pasa de largo es una foto en la que se corta la cabeza del protagonista o el logotipo solo sale a medias.

Las imágenes son uno de los más importantes recursos que tenemos a nuestro alcance para captar la atención e nuestros potenciales clientes. Generan interés, provocan curiosidad y apuntan directamente a las emociones. Su uso es vital de cara a conseguir engagement y a complementar a los contenidos que acompañan.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Marketing

marketing de contenidos en imagenesL