Mejorando la velocidad de carga. Es vital para tu web

Vivimos a toda velocidad. En el mundo actual, las tasas de información que nos llegan cada día alcanzan cifras impensables hace tan solo unos años. Como dato, en 2003 recibíamos 250 Mb de información cada día. Hoy en día estamos por encima de los 40Gb!!

Con estos datos en la mano, podemos imaginar que el tiempo que tenemos para que nuestro sitio web funcione y mantenga enganchados a nuestros clientes es mínimo. En concreto, menos de 2 segundos.

Ese es el tiempo que el 50% de los consumidores esperan para que cargue tu página. El 40% abandonará si carga en más de 3 segundos, con el agravante de que el 79% de los visitantes que no estén satisfechos con el rendimiento de tu página web no volverá.

La optimización de la velocidad de carga de un sitio web es, por lo tanto, vital. Para cualquier web y, de manera muy especial, para aquellas de comercio electrónico. Tanto para la satisfacción de los clientes que te visiten como para mejorar el posicionamiento.

Google, es consciente de estas cifras y tasas de abandono y posiciona más arriba a las páginas que tengan mejor velocidad de carga.

En este estado de cosas, vamos a repasar algunas cosas que podemos hacer para mejorar la velocidad de carga de nuestra web.

Optimiza las imágenes

Sí, de esto ya habíamos hablado otras veces. Pero sigue siendo uno de los principales motivos de ralentización de la carga de páginas y se ven a diario auténticas aberraciones (valga la expresión) en este sentido.

Es evidente, que las imágenes son activos fundamentales para cualquier web  por la fuerte experiencia visual que proporcionan. Sin embargo las imágenes demasiado grandes provocarán retrasos en la carga de nuestra web, y cada segundo retraso en el tiempo de carga se traduce en una pérdida del 7% en las conversiones.

Lo primero debería ser definir el tamaño de las imágenes en la web. Si la anchura de una imagen en la página es, por ejemplo, 640px, ese debería ser el ancho de la imagen. De lo contrario estaremos cargando una imagen de, p ej, 3000px, para mostrarla en solo 640px.

Podemos (y debemos) utilizar herramientas de edición de imágenes para reducir su tamaño sin que afecte a su calidad. Esto es vital para que la experiencia visual siga siendo impecable.

Como regla general, trataremos de mantener el tamaño de las imágenes por debajo de los 70kb.

Priorizar el contenido visible (content above the fold)

Independientemente del tamaño de la pantalla, todo aquello que aparece en la parte superior de la página siempre tendrá mayor influencia en la interacción del visitante con nuestra web. Es esa “primera impresión” que define posteriores comportamientos.

Hay nada menos que un 84% de diferencia media entre la interacción que se produce y provoca el contenido que se ve a primera vista y el resto.

Por esta razón, es vital que, además de colocar la información más relevante y visualmente más atractiva en la parte visible de la página, debemos tratar de que ese contenido cargue lo más rápido posible (incluso a costa de que la parte no visible a primera vista tarde un poco más en cargar).

Mediante una buena estructura de nuestro HTML , conseguiremos optimizar al máximo que ese contenido importante cargue en primer lugar y lo más rápido posible.

Si utilizamos un CMS podremos obtener este efecto con plugins del tipo de Lazy Load, que lo que hace es no cargar las imágenes que quedan fuera de la vista hasta que no nos desplazamos hacia ellas. De este modo, las páginas se cargan más rápido y, además, se reduce la carga del servidor

Reducir al mínimo las peticiones HTTP

Cuando un visitante está en nuestro sitio, el navegador solicita al servidor donde está alejada nuestra web para que le envíe los diferentes archivos que conforman nuestro sitio. Esta solicitud se llama petición HTTP y afecta directamente a la velocidad de la web.

De media, el 80% del tiempo de carga de un sitio web está dedicado a descargar sus diferentes elementos: imágenes, contenido, multimedia, hojas de estilo y scripts. Así que para reducir al mínimo las peticiones HTTP, es necesario simplificar su diseño.

Deberemos racionalizar el número de elementos en nuestro sitio, utilizar CSS en lugar de imágenes siempre que sea posible, eliminar imágenes innecesarias, reducir los scripts y colocarlos en la parte inferior de su sitio.

Trataremos de mantener el número de peticiones dentro del rango de 10 a 35.

Habilitar la compresión

La compresión reduce significativamente los tiempos de respuesta mediante la reducción del tamaño de la respuesta HTTP.

Tengamos el diseño que tengamos, pero especialmente en aquellos que sean potentes, con gran cantidad de código HTML, utilizar una herramienta de compresión como Gzip puede reducir el tiempo de respuesta HTTP hasta en un 90%.

Eliminar plugins innecesarios

Los plugins nos ayudan a mejorar la experiencia del cliente y a hacer un sitio visualmente más atractivo y con funcionalidades novedosas. Pero excederse en su uso puede hacer que no compense su uso. A mayor número de plugins, más solicitudes de servidor y más código que el navegador tiene que cargar, con lo que se ralentizará la velocidad de nuestro sitio.

Para mantener el número de plugins controlado, podemos especificar en qué páginas son necesarios y cargarlos sólo en esas, en lugar de cargarlos en cada página. Es más, deberemos considerar la opción de cargarlos de forma asíncrona o después de todos los activos importantes de la página.

Debemos ser cuidadosos a la hora de escogerlos, valorando su importancia frente a las funcionalidades reales que nos aportan y seleccionando entre aquellos que son similares, los que precisen de un menor número de llamadas a la base de datos.

Un modo sencillo y práctico de hacer una evaluación correcta es desactivarlos todos e ir activándolos uno por uno a la vez que vamos comprobando el impacto que tiene sobre la web, su velocidad de carga y la experiencia de navegación.

Por último, si nuestra web realiza muchas peticiones remotas, deberemos considerar la posibilidad de almacenamiento en caché de dichas peticiones, de manera que se hagan una vez y se almacenen y no tengan que hacerse cada vez que se carga una página.

Son solo algunas recomendaciones que nos ayudarán a que la velocidad de carga de nuestra web mejore y, con ella, aumente la tasa de conversión, la retención de visitantes y, por lo tanto, el éxito de nuestro sitio web.

#fun4DJ #fun4Marketing #fun4Speed

velocidad carga pagina web

Por |2016-10-12T20:24:57+00:00enero 28th, 2016|#fun4Break, Blog|2 Comentarios

About the autor:

#fun4DJ & CEO en fun4Shoppers || Digital Marketing - Social Media - Web Design - Events&Music - fun4CiberSecurity - Geek & Knowmad || En constante aprendizaje en un mundo en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto - Huyo de los jetas, de los vendedores de humo y de quienes pretenden aparentar - Si necesitas algo de mí, tan solo pídemelo - Creo en las personas - Always searching #PureLife - Si me dices ven, lo dejo todo

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.