Ya sea que llevemos un tiempo al frente de nuestro negocio o que estemos pensando en lanzarnos a la aventura, seguramente habremos centrado todos nuestros esfuerzos en tratar de promocionar nuestro negocio y buscar todas las maneras posibles de generar ingresos. Sin embargo no debemos olvidar uno de los factores más importantes, si no el más, en nuestro camino hacia el éxito a largo plazo: el significado de ofrecer un gran servicio al cliente.

Es, obviamente, fundamental tener bajo control todos los datos que conforman nuestro plan de viabilidad. Hacerlo nos hará ir cubriendo los objetivos marcados en el mismo. Sin embargo, en el centro de todo lo que hagamos debe de estar el cliente.

Podemos hacer todos los estudios de mercado que queramos y aprender todo acerca de nuestro público objetivo y la mejor forma de llegar a él. Todo este trabajo no va a dar los resultados esperados, por muy grande que sea la inversión añadida en publicidad, si no nos ocupamos de nuestros clientes una vez que compran.

Lo primero, los clientes. Luego ya, nuestro negocio. Si hay una frase conocida y repetida hasta la saciedad en este sentido es aquella que dice “sin nuestros clientes no somos nada; no existiríamos”.

Todos conocemos esa frase y lo que significa. La hemos oído una y mil veces. Pero, actuamos en nuestro día a día (nosotros y nuestro personal) como si fuera cierta?. El éxito a largo plazo de nuestro negocio depende de ello.

Obviamente, un enfoque completo en el cliente, dejando de lado otras facetas importantes de nuestra empresa o establecimiento no dará resultado positivo alguno. Pero si no hacemos de nuestros clientes nuestra prioridad número uno, si no los colocamos en el centro de todo cuanto hacemos, cualquier otro esfuerzo que hagamos será en vano ya que no tendremos ningún clientes del que preocuparnos.

Atención al cliente y fidelización

La fidelización de un cliente se consigue cuando se le trata bien. El precio es un factor importante en muchos clientes, pero, si la diferencia en precio es razonable, un buen servicio de atención al cliente consigue vencer esa diferencia.

Incluso si estamos lanzando una buena oferta, si el cliente no siente que lo estamos valorando (y tratando) como tal y no como un simple número, su lealtad hacia nuestra marca se verá duramente debilitada.

Un buen servicio de atención al cliente debería reunir, al menos, las siguientes características:

  • Facilidad a la hora de comunicarse con nosotros. El cliente necesita que estemos a su alcance de la manera más rápida y sencilla para él.
  • Rapidez (inmediatez) a la hora de dar respuesta a sus comunicaciones, sean por el vanal que sean. Y rapidez no es 1 ó 2 días!!
  • Trato exquisito, amable, cordial y educado hacia el cliente en todos los niveles de nuestra organización. Tanto antes de convertirse en cliente como una vez que ya lo es.
  • Mantener nuestras promesas, productos y servicios en la forma y condiciones publicitadas
  • Asumir los errores cometidos (en el caso de haberlos cometido), pedir disculpas y abordarlos enfocados en su resolución y en el propio cliente. Que seamos proveedores de soluciones para nuestros clientes
  • Ofrecer una experiencia consistente al cliente a través de todos los estamentos o departamentos de nuestra organización sin que el cliente pueda percibir diferencias en función de con quién trate.

Todos conocemos y valoramos la importancia de un buen servicio de atención al cliente. Aunque a veces somos más conscientes de ello cuando estamos “al otro lado de la mesa” y asumimos el rol de cliente de lo que lo somos cuando estamos ofreciendo el servicio. En un mundo en el que un 68% de los consumidores confía en las opiniones vertidas online y un 84% lo hace en las recomendaciones de sus conocidos, el servicio al cliente se postula como una prioridad número uno como nunca antes.

Independientemente del tamaño de nuestra empresa o establecimiento, cómo tratemos a nuestros clientes impactará directamente en el resultado que obtengamos.

Como hemos visto, un buen servicio de atención al cliente es mucho más que una sonrisa. Es una orientación completa a sus necesidades y a que su experiencia con nosotros sea completa.

Hay muchos factores que influyen en el éxito de un negocio, pero el ofrecer una experiencia consistente al cliente y un impecable servicio de atención al cliente será, sin duda, el punto de inflexión que conseguirá marcar las diferencias.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Clients

atencion al cliente