Sabiduría infantil aplicada al 2.0

El mundo 2.0 (o 3.0) está lleno de gurús que cada día nos adoctrinan sobre cómo debemos hacer las cosas. Incluso muchos de ellos nos dicen cómo “tenemos que” hacerlas.

La vida, y la red también pues forma parte de ella, es mucho más sencilla que todo eso. No son necesarias clases magistrales para vivirla del mismo modo que no necesitamos a ningún oráculo venido a más por tener un puñado de seguidores. La naturalidad debería ser nuestra guía. En el 1.0 y en el 2.0.

Ahora es cuando alguno de esos advenedizos subidos al carro de la “fama efímera de las redes” y con un ego manifiesto pondrá el grito en el cielo y nos adoctrinará con sus inventados términos pseudo-ingleses.

No es necesario. Un niño de 3 años sabe mucho más que todos ellos juntos. Más que cualquiera de nosotros. Sobre cómo vivir la vida, sobre cómo comportarse y sobre cómo expresarse e interactuar. Vemos solo unos ejemplos:

Juegan

El principal interés de cualquier niño es jugar. Jugar todo el tiempo posible. Utilizar cualquier cosa que esté a su alcance y convertirlo en un universo increíble y maravilloso en el que no hay reglas y, por tanto, tampoco problemas. El juego es su motivación, su interés y el camino hacia el aprendizaje. La herramienta que les hace probar cosas nuevas, soñar y ser creativos.

Los adultos nos estamos dando cuenta de ello y “hemos descubierto” las bondades y beneficios del juego también para el marketing. Lo llamamos gamification.

Si quieren algo lo piden

El hecho de que los niños no puedan valerse por si mismos hace que, ante cualquier necesidad, pidan lo que necesitan. Simple y llanamente. En primer lugar le pedirán ayuda a su hermano o a sus compañeros de guardería y, si no consiguen lo que quieren, lo intentarán con los adultos. Pero no dejarán de intentarlo hasta conseguirlo.

A eso que los peques hacen desde que consiguen gatear y es su modus vivendi, los adultos lo llamamos colaboración, y está en boca de cualquier Social Media.

Se arriesgan

La manera en que cualquier niño consigue algo y, a la vez, aprenden y se desarrollan, es mediante el proceso de prueba y error. Intentan algo, fallan. Vuelven a intentarlo, fallan otra vez… Puede repetirse en un bucle cuasi infinito, pero terminarán por conseguirlo. Sin miedo al fracaso.

Nosotros, los adultos, vemos riesgos y miedos donde no debería haberlos. Y para tratar de lograr ese mismo resultado que los niños consiguen con naturalidad tenemos que recurrir a “expertos” que nos recuerdan que podemos vencer el miedo al fracaso. Creo que los llaman coach

Si se equivocan, piden disculpas

Y lo hacen de manera natural. “Lo siento mamá, estaba jugando y de un balonazo rompi el jarrón”. Sin buscar excusas, sin echarle la culpa a otro, sin darle la vuelta a la situación. Asumen que lo han hecho mal, reconocen el error y piden disculpas. Y, además, aprenden de ese error para (intentar, son niños, claro) no volver a cometerlo.

No es eso una perfecta gestión de una crisis de reputación??. No es lo que los gurús de las redes sociales nos recomiendan constantemente??

Buenos días #fun4Shoppers. Se nos ha ido un poco la pinza (y la hora) hoy en el #fun4Break, pero es que somos fieles defensores de que la vida es mucho más sencilla que lo que pretendemos y, en muchos aspecto, ya nacemos aprendidos. El problema es que desaprendemos a medida que crecemos.

Feliz fin de semana!! El lunes estaremos otra vez on fire.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

niños enseñando adultos

Por | 2016-10-12T20:25:39+00:00 mayo 16th, 2014|#fun4Break, Blog|1 comentario

About the autor:

#fun4DJ & CEO en fun4Shoppers || Digital Marketing - Social Media - Web Design - Events&Music - fun4CiberSecurity - Geek & Knowmad || En constante aprendizaje en un mundo en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto - Huyo de los jetas, de los vendedores de humo y de quienes pretenden aparentar - Si necesitas algo de mí, tan solo pídemelo - Creo en las personas - Always searching #PureLife - Si me dices ven, lo dejo todo

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.