El tiempo medio por sesión y su influencia en el SEO

Entre las muchas métricas que nos proporciona Google Analytics hay una que destaca, habitualmente, por ofrecernos cifras que casi nunca nos convencen: la de “duración media de la sesión”. Evidentemente no es exclusiva de esta herramienta de medición pues en muchas otras se plantean medidas similares, chequeando cuánto tiempo pasan los visitantes en nuestras páginas midiéndolo en (minutos y) segundos.

Es una métrica fundamental, o debería serlo, dentro de cualquier estrategia de marketing digital ya que mide el grado de engagement que hemos conseguido generar a través de cada página. Así, permanencias más largas reflejan un mayor interés en el contenido de nuestro sitio web, al encontrar el visitante respuestas a las necesidades o inquietudes que tenían cuando decidieron hacer clic en nuestra url.

Obviamente, este dato es fundamental para nosotros, ya que si hay algo que nos debe preocupar es la satisfacción del potencial cliente y el mejor modo de medirlo es a través de su participación y de su comportamiento. Cuanto más tiempo estén en nuestro sitio web, más probabilidades habrá de que nos conozcan en profundidad y de que puedan confiar en nosotros como la mejor opción para satisfacer sus necesidades.

Sin embargo, y por si este no fuera un dato lo suficientemente importante para cuidar y potenciar el tiempo de permanencia, Google y otros motores de búsqueda analizan, interpretan y tiene en cuenta ese dato a la hora de posicionar e indexar los distintos sitios web.

De hecho, la duración de la sesión es uno de los factores clave que los motores de búsqueda utilizan para determinar la indexación en sus rankings. Es una realidad que el éxito de Google, como motor de búsqueda, depende directamente de su capacidad para dirigir el tráfico a sitios web que satisfagan las necesidades de los usuarios y, por tanto, “premiará” aquellos sitios que tengan tasas de permanencia en cada página más elevadas.

Si cualquier visitante hace clic en un enlace que aparece de manera destacada en los resultados de búsqueda de Google y, tras un vistazo rápido, de unos pocos segundos, rebota y se va, es una señal inequívoca de que Google ha fallado en “su trabajo” al no haberle sabido proporcionar al usuario resultados que satisfagan sus necesidades. Al contrario, cuando los usuarios permanecen un tiempo razonable en un sitio web, el cliente ha encontrado lo que buscaba y, por tanto, el éxito es del buscador que le ha sabido resolver sus inquietudes.

Es evidente que, Google, en su búsqueda por darnos respuesta nuestras inquietudes posicionará mejor aquellos resultados que, por experiencias previas de otros usuarios con nuestras mismas inquietudes, han ofrecido tasas de sesión más elevadas.

Por lo tanto, al margen de una cifra que alimente (o machaque vilmente) nuestro ego como propietarios de un sitio web, la duración media de sesión es un factor determinante de cara a mejorar nuestro posicionamiento natural.

Interpretando nuestros datos

Medir el tiempo medio de sesión es muy sencillo. Cualquier herramienta de analítica web nos lo hace a la perfección ofreciéndonos resultados absolutamente exactos. Sin embargo, se nos hace difícil, en ocasiones, tener una idea clara de qué cifras son las correctas o cuál es el objetivo que debemos marcarnos.

En ese sentido, podemos hablar como objetivo a alcanzar una tasa de 2 minutos. Movernos en el entorno de esa cifra significará que estamos haciendo las cosas bien y que el dato ayudará a mejorar nuestro posicionamiento.

No debemos, sin embargo, obsesionarnos ni “deprimirnos” si nuestras tasas están lejos de esa cifra. Es posible que existan factores que estén alterando los resultados.

Por ejemplo si registramos muchas visitas con duraciones de un par de segundos, o incluso menos!, es posible que seamos víctima de aplicaciones tipo spam rastreando nuestro sitio y dirigiendo tráfico falso hacia el mismo. Deberemos estar pendiente de este extremo y, en su caso, bloquear los enlaces entrantes desde estas aplicaciones.

Aumentando el tiempo medio de sesión

  • Deberemos evaluar y repasar la estructura de nuestra página web. Es clara y consistente la navegación en general? Los visitantes, que no olvidemos, son potenciales clientes, deben ser capaces de encontrar la información que necesitan de forma fácil, rápida e intuitiva.
  • Comprobemos la legibilidad. Nuestro contenido debe ser fácil de leer así sea en una “lectura diagonal” a la que nos obliga con frecuencia el ritmo con que visitamos webs. No debemos escatimar, por lo tanto, en el tamaño de la fuente o los espacios en blanco.
  • Organicemos nuestro contenido escrito en párrafos de tamaño asequible, sin frases inacabables y “roto” con encabezados en negrita y/o viñetas.
  • Debemos analizar también el comportamiento de nuestros visitantes. Lo normal, salvo que lleguen por una entrada concreta de nuestro blog, es que lleguen a la home y desde allí naveguen a través de las distintas secciones.
  • Sin embargo, es posible que tengamos páginas que tienen más tirón. Entradas, secciones o información que, por el motivo que sea, gusta más a nuestros visitantes y recurrentemente acceden a ellas.

Deberemos explotar ese tipo de elementos para tratar de potenciarlos aún más. Es posible que les podamos añadir un plus de contenido o información más visual que ayude a que otros visitantes accedan a ella. Tal vez las podemos utilizar para enlazar a otras partes de la web menos visitadas, aprovechando que son “generadoras de visitas”.

  • Deberíamos considerar, además, la publicación de vídeos como elemento de captación de atención. Cuando estamos viendo un video que es relevante y entretenido para nosotros, a la vez que nos aporta información, enfocamos todos nuestros sentidos en ellos durante un periodo de tiempo más largo y genera una propensión a permanecer en el sitio web.
  • Por último, una web no es un folleto que se crea una vez al año. Debemos alimentarla constantemente con contenido fresco que mantenga el interés en el tiempo de nuestros visitantes recurrentes e informe a los buscadores de que la web ha sido actualizada.

#fun4DJ #fun4Break #fun4DigitalMarketing

Mejora tu SEO

Tiempo medio por sesion SEO

Por |2016-10-12T20:24:59+00:00septiembre 24th, 2015|Blog|2 Comentarios

About the autor:

#fun4DJ & CEO en fun4Shoppers || Digital Marketing - Social Media - Web Design - Events&Music - fun4CiberSecurity - Geek & Knowmad || En constante aprendizaje en un mundo en el que lo que hoy vale, mañana está obsoleto - Huyo de los jetas, de los vendedores de humo y de quienes pretenden aparentar - Si necesitas algo de mí, tan solo pídemelo - Creo en las personas - Always searching #PureLife - Si me dices ven, lo dejo todo

2 Comments

  1. Alberto 07/02/2018 en 6:41 am - Responder

    Excelente articulo José, siempre tuve la duda respecto al tiempo medio de la sesión, que porcentaje optimo de rebote y duración de sesión crees tu que es “optima” para poder subir mas en el ranking?

    • José Fernández Sánchez 07/03/2018 en 10:42 am - Responder

      Muchas gracias, Alberto, por tu comentario!
      Las cifras óptimas dependen de infinidad de factores y no pueden darse cifras concretas ya que no es lo mismo una landing page, que un blog especializado, un e-commerce o un foro, por citar solo algunos. Depende de tantas cosas que debemos ir jugando con las cifras que tenemos e ir aplicando cambios poco a poco y estudiando cómo van evolucionando nuestras métricas.
      Por decirte algo, en general una tasa de rebote inferior al 50% la podemos considerar buena.
      En cuanto a tiempos por sesión, es más complejo, pues depende, y mucho, del contenido y tipo de la web (no lleva el mismo tiempo leer un post de 1500 palabras que inscribirse para participar en un concurso o comprar un artículo). En todo caso, debería estar por encima de los 2 minutos.
      Muchas gracias de nuevo por tu comentario. Un saludo! 😉

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.